Breathing Room (El Cuarto del miedo, 2008) – Crítica

Hola hola!

Abrimos nueva entrada de terror con una película no muy conocida, de presupuesto ajustado pero que me convenció bastante en su desarrollo.
Hablamos sobre Breathing Room o El Cuarto del miedo producida en 2008.

El film participó en los festivales de cine Pi Fan de Corea, Horror Hound Weekend y en el Brussels International Fantastic Film Festival.

Argumento:
Con semejanza al thriller/gore ya conocido de saw SAW; Una joven aparece en una extraña habitación junto a 12 personas más. Forma parte de un juego, en el que deben encontrar, mediante pistas, la solución para poder librarse de su muerte. Todos llevan un collar eléctrico que les impide infringir las normas impuestas por el «jefe del juego» ¿Quién será la siguiente víctima?

Crítica:
Comenzaré destacando que la película fue grabada con cámara de vídeo (que no de cine), concretamente con una Panasonic AG-DVX100 pero esto no es novedad desde la entrada del nuevo siglo ya que se está estilando muchísimo últimamente llevar a la gran pantalla películas rodadas digitalmente con cámaras de vídeo para ahorrar en gastos y no tiene por qué ser menos profesional recordemos por ejemplo REC.

Nos adentramos en el guión del film: aunque bien cierto es que ya hay muchas películas de este tipo que pensaron y trabajaron un buen guión y, por lo tanto, es bastante fácil hacer una pequeña copia. En películas como Saw y The Cube se puede apreciar una gran obra en cuanto a guión y presentación de aocntecimientos por lo que es fácil rescatar algunos elementos de estas obras anteriores. A pesar de esto, se consigue mantener una gran intriga con las pistas y hay un buen trabajo en la relación de éstas así como en el desarrollo de la historia aunque encontraremos recursos repetitivos.

Al tratarse de una película de bajo presupuesto vemos perfectamente cómo se ha recurrido al tiro de planos a hombro (cámara en movimiento). Es algo entendible en parte por lo que se quiere transmitir al espectador; una sensación de estrés, mareo, agobio y ansiedad pero, debemos acostumbrarnos a este movimiento desde el principio del film porque, de lo contrario, quitarás la película y la dejarás para otro momento ¡qué mareo!

Así, junto al movimiento de los planos veremos una fotografía limitada con colores muy simples, poco contrastados y cuidado con ese blanco de las paredes que en algunas escenas está quemado y perdemos información en la imagen.
Se utilizan los colores (rojo en especial) para adelantarnos que algo malo va a ocurrir. Este rojo nos resalta la intriga por lo que en breve sucederá porque por norma general, un tono rojizo en una producción de terror nos está adelantando muy posiblemente la muerte de alguno de los protagonistas…

Finalmente, y a pesar de estos detalles anteriores que quería destacar a nivel técnico, el reparto de actores es bastante acertado y, aunque no encontramos ningún actor de renombre, éstos poseen la carta para que la historia funcione.

Por lo tanto, se trata de una película para ver en un momento en el que no se te ocurre ver ninguna otra o bien, la lista de películas por visionar se te ha agitado. Puedes pasar un rato intrigante y entretenido pero no esperes de ella un peliculón al estilo de sus referentes.

Muchas gracias por leernos y, como siempre, os invito a compartir vuestra opinión mediante los comentarios más abajo.

Rubén Lara
Sígueme
¿Te ha gustado?

Deja tu comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Eres humano? * Límite de tiempo agotado. Carga un nuevo CAPTCHA.

Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Si continúas navegando das el consentimiento para la aceptación de las cookies y de nuestra política de cookies, pincha para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies